Cómo elegir un SSD, un disco híbrido o un disco duro

Para cualquier persona que maneje archivos y medios electrónicos, eventualmente llegará el momento en que necesite invertir en espacio de almacenamiento adicional.

Elegir la opción de almacenamiento más adecuada para ti puede ser un poco complicado. Desde unidades externas grandes y pequeñas hasta varios tipos de unidades internas, los compradores de unidades almacenamiento se enfrentan a innumerables opciones. Aquí hay algunos consejos para pensar para ayudar a que tu decisión sea un poco más fácil.

¿Disco de estado sólido, híbrido o disco duro?

ssd hdd sshd guía

Esta es una pregunta importante, especialmente cuando se mira una unidad interna, aunque también se puede aplicar a unidades externas más grandes. Primero, expliquemos la diferencia entre ellos. Las unidades de disco duro (HDD) han existido por un tiempo y fueron genial al principio, aunque a día de hoy no son como solían ser. Un disco duro tradicional básicamente utiliza platos de metal, una superficie magnética y partes móviles para escribir sus datos. Por el contrario, las unidades de estado sólido (SSD) no utilizan discos giratorios y, por lo general, dependen de la memoria flash para realizar el trabajo. Luego tiene unidades híbridas de estado sólido (SSHD), que combinan ambas tecnologías para tratar de obtener sus ventajas en un solo paquete, aunque no serán tan pronunciadas en comparación con el funcionamiento completo con SSD o HDD. Ten en cuenta que los SSHD también pueden tener las desventajas de ambas tecnologías, aunque también en menor escala. Entonces, ¿cuál es mejor para ti? Sigue leyendo para conocer algunos factores a considerar.

Precio

Como es el caso la mayoría de las veces con la nueva tecnología frente a la anterior, un disco duro tradicional será mucho más barato que un disco de estado sólido. Puedes obtener un disco externo de 1TB por menos de 100 euros, a veces por solo 50€, que es un gran negocio comparado con cuánto te costaría hace tan solo cinco años. Un disco de estado sólido similar puede costar de cuatro a ocho veces más, aunque los precios han bajado en los últimos años. Las unidades híbridas suelen estar en un rango de precios medio y son una opción especialmente popular para discos duros internos.

Necesidad de la velocidad

Si no te importa el precio y simplemente te preocupa qué tan rápido puede ir tu almacenamiento, comprar un disco de estado sólido suele ser el camino a seguir. Esto es cierto para las personas que trabajan en archivos de gran tamaño, como los vídeos, por ejemplo, y realizan muchas ediciones. El SSD portátil Extreme 500 de Sandisk, por ejemplo, es típicamente cuatro veces más rápido en comparación con las unidades externas tradicionales. Los híbridos también pueden acercarse a las velocidades de SSD pero a un precio menor. Al elegir una unidad externa, ten en cuenta que también puedes elegir entre diferentes formatos de USB (2.0, 3.0, …).

Capacidad

Los discos duros tradicionales ofrecen más opciones en lo que respecta a la capacidad, al menos en términos de precio. Puedes obtener fácilmente un disco duro de gran capacidad, mientras que los SSD pueden ser más difíciles de obtener con capacidades más grandes o al menos te costará una fortuna un SSD del extremo superior de la escala de capacidad.

Portabilidad

Las unidades de estado sólido ganan fácilmente en este extremo cuando se trata de opciones externas. Incluso hoy, un disco duro externo de 1TB puede ser voluminoso, mientras que un flash equivalente puede ser mucho más pequeño en comparación. En capacidades más bajas, puedes ir con un modelo muy pequeño como una memoria flash. Luego tienes pequeñas maravillas, como Sandisk Ultra Fit, que puede incluir 128 GB en un paquete pequeño. De hecho, son tan pequeños que pueden ser fáciles de perder.

Durabilidad

Gracias a la falta de piezas móviles, las unidades de estado sólido pueden resistir más abusos por caídas y temperaturas extremas que los discos duros tradicionales. Esto podría no ser un gran problema para el almacenamiento interno de un ordenador de escritorio, por ejemplo, pero puede ser para ordenadores portátiles. La durabilidad es especialmente un factor de almacenamiento externo, especialmente para entusiastas del aire libre o fotógrafos. Sin embargo, ten en cuenta que los SSD todavía pueden fallar.

Duración de la batería

Este no es un factor tan grande como los anteriores, pero para las personas que usan ordenadores portátiles cuando están fuera de casa, la falta de partes móviles hace que las unidades de estado sólido sean más eficientes en términos de energía que las unidades tradicionales.

Leave a Reply