Análisis del Karma Grip – El gimbal de GoPro

comprar karma grip gopro

Ver el mejor precio y ofertas

Los amantes de la tecnología y de la creación de vídeo y fotografía son cada vez más exigentes con la calidad de sus resultados finales. Es por eso que aparatos como los estabilizadores mecánicos por ejes, también conocidos como gimbals, se están convirtiendo poco a poco en herramientas imprescindible para poder dar un aspecto mucho más profesional a la grabación de vídeo.

De hecho, hace unos años este tipo te tecnología estaba relegada al sector más profesional, como la televisión o el cine, pero en la actualidad muchos creadores amateurs cuentan con sus propios estabilizadores digitales para poder hacer capturas alucinantes y compartirlas en plataformas como Youtube o Instagram.

Marcas como DJI o GoPro se han subido al carro lanzando sus propias versiones de estos productos y ofreciendo al mercado exactamente lo que está buscando.

En el artículo de hoy venimos a analizar la propuesta de la marca australiana de cámaras de acción más célebre del mundo, y veremos a ver qué tal se comporta su gimbal, el Karma Grip, en la grabación de vídeos profesional.

Así que sin más dilación, ¡empezamos!

¿De dónde ha salido el Karma Grip?

Aunque hoy en día podemos disponer del Karma Grip por separado, en su día salió al mercado como parte del pack del drone de GoPro. En otras palabras, quienes adquieren este cuadricóptero, tiene la opción de extraer el Karma Grip de su interior y poderlo utilizar por separado.

Sin embargo, después del gran fracaso del drone de GoPro debido, entre otras cosas, a sus muchos defectos de fábrica, GoPro decidió lanzar el Karma Grip individualmente para ver si de esta forma su gimbal era capaz de cosechar cierto éxito por separado.

Diseño y aspecto exterior del Karma Grip

El diseño del Karma Grip es el que podríamos esperar de cualquier otro producto de este tipo. Por lo que respecta al peso y las dimensiones, es más pequeño y ligero que un gimbal dirigido a soportar el peso de cámaras DSLR, aunque si lo comparamos con otros productos del mercado similares y especialmente concebidos para soportar pesos de cámaras de acción o smartphones, quizás sí pueda resultar demasiado voluminoso.

La parte superior cuenta con tres ejes que permitirán el movimiento de la cámara y conseguirán una estabilización muy fluida. En esta parte también encontramos una jaula, la cual deberá estar especialmente diseñada para cada tipo de cámara. Es decir, en el momento de la compra deberemos escoger para qué cámara utilizaremos nuestro Karma Grip.

En el caso de las GoPro 7, 6 y 5 funciona con la misma jaula, mientras que para las GoPro 5 Black y Silver necesitaremos de un accesorio adicional.

Dentro de la jaula hay unos pequeños conectores que nos servirán para vincular digitalmente la cámara con nuestro gimbal. De esta forma, gracias a los botones que hay en la parte del mango seremos capaces de controlar nuestra cámara de acción sin ningún tipo de problema.

En la parte media del mango hay un botón para iniciar y parar la grabación, otro para añadir los highlights y otro para encender y parar el propio gimbal.

La parte de la empuñadura es bastante ergonómico y cómodo de sujetar, lo que es bastante de agradecer teniendo en cuenta que no se trata de un aparato precisamente ligero.

Características y funciones

Echando un vistazo a los botones del gimbal ya nos damos cuenta de que falta algún tipo de control para poder controlarlo de una forma más manual. En el caso de otros modelos como el de DJI, sí que nos permite esta opción. A diferencia de su principal competidor, este aparato tampoco ofrece la función de seguimiento por movimiento, lo que obviamente deja en evidencia que se trata de una propuesta algo más floja que la de DJI.

La autonomía del gimbal es de 1,7 horas, muy similar a la que nos ofrece la propia cámara. El problema principal surge cuando nos damos cuenta de que no se pueden intercambiar las baterías como ocurre con nuestra GoPro.

Pero todos estos aspectos son en realidad bastante secundarios ya que lo que realmente nos importa cuando compramos un aparato de este tipo es la estabilización. En este caso, es justo reconocer que GoPro se ha salido ya que la fluidez que conseguiremos grabando con el Karma Grip es simplemente alucinante. No importas si vas en bicicleta, andando e incluso corriendo; los resultados que conseguirás serán profesionales.

No obstante, algo que no nos ha gustado en absoluto es la falta de compatibilidad con aparatos de otras marcas. La mayoría de gimbals del mercado ofrecen la posibilidad de añadir accesorios que permitan estabilizar vídeos realizados con smartphones e incluso ciertas cámaras DSLR (siempre dependiendo de su peso). Teniendo en cuenta que se trata de un aparato que se vende entorno a los 300 euros, nos parece una mala jugarreta por parte de GoPro.

Aspectos positivos del Karma grip

  • Estabilización excelente y resultados de grabación de calidad.
  • Buena ergonomía.

Aspectos negativos del Karma Grip

  • Funciones un poco flojas comparadas con las de sus competidores.
  • Muy voluminoso.
  • Falta de compatibilidad con otros aparatos.

Conclusiones finales del producto

comprar karma grip gopro

Ver el mejor precio y ofertas

En pocas palabras, nos parece que el Karma Grip no es para nada la mejor opción del mercado por lo que respecta a estabilización a través de gimbal. Sí que es cierto que los resultados que nos ofrecen son de suma calidad, aunque no nos acaba de convencer su falta de compatibilidad con otros aparatos o sus escasas funciones.

Sin embargo, si tienes muy claro que tan solo lo utilizarás con tu GoPro, entonces puedes estar seguro de que quedarás muy satisfecho con los resultados. Si por el contrario buscas algo más versátil, ten en cuenta que existen otros gimbals en el mercado por ese mismo precio con los que podrás estabilizar grabación con todo tipo de aparatos, ya sean cámaras de acción, DSLR o smartphones.

Leave a Reply