Polaroid Snap vs Polaroid Snap Touch 2.0

¿Buscando una nueva cámara instantánea para aumentar tu arsenal tecnológico y de imagen? Entonces quédate porque hoy enfrentaremos a dos modelos muy interesantes y curiosos de la legendaria marca Polaroid.

Polaroid Snap

comprar polaroid snap

Ver el mejor precio y ofertas

Para no empezar la casa por la ventana, primero comenzaremos hablando de la primera que salió al mercado:

Lo primero que hay que dejar claro es que aunque sea una cámara con la que podremos tener nuestras fotos impresas al momento, no es una cámara instantánea analógica al uso. Es decir, que se trata de una cámara digital, capaz de imprimir las fotos sin tinta.

El concepto de fotografía instantánea es entonces, algo distinto a lo que podemos encontrar en otras fabricantes como es el caso de Fujifilm. Y lo primero lo podemos apreciar en su ranura para tarjeta SD de hasta 32 GB.

De esta forma, cada vez que hagamos una fotografía, esta se imprimirá al momento pero a su vez, se guardará una copia digital en la tarjeta SD. Para nosotros, esto tiene una parte buena y otra parte mala.

Para empezar, se agradece que puedas recuperar una copia de la fotografía por si acaso pierdes la original. Sin embargo, el encanto real de este tipo de cámaras es que tan solo tengas una copia de cada imagen, y si tenemos una tarjeta SD que lo guarda todo eso se pierde por completo.

Lo que más nos llama la atención de su exterior es precisamente su simplicidad y sencillez, tanto en los mandos como en el diseño. Con una forma cuadrada, ligera y compacta, este modelo se aleja bastante de las clásicas Polaroid que todo tenemos en mente.

En la parte superior, tenemos el visor, que se encuentra escondido. Precisamente aquí también se encuentra el botón de encendido. La tapa es un poco demasiado sensible y en ocasiones, con solo rozarla se abre, con lo que tendremos que ir con cuidado cuando estemos manejando nuestra Polaroid Snap. También tenemos un flash que se activará automáticamente cuando el fotómetro de la cámara detecte que el ambiente está demasiado oscuro.

En la parte superior tenemos varios controles para seleccionar opciones que nos permitirán jugar con los resultados de nuestras fotografías:

  • Filtros de colores: blanco y negro, sepia o color.
  • Marco: si queremos añadir el tan clásico marco de Polaroid, con este control podremos hacerlo.
  • Temporizador: al activarlo, tendremos 10 segundos hasta que se efectúe la fotografía en cuestión.

Otra de las funcionalidades que más nos han gustado, es que si presionamos el botón disparador durante algunos segundos, nos hará 4 fotos y las imprimirá con un efecto de fotomatón en un mismo papel.

Como ya hemos dicho, no estamos ante una cámara analógica, sino ante una cámara digital que cuenta con un sistema de impresión sin tinta. ¿Cómo consigue entonces imprimir nuestras fotos al momento si no se equipa con cartuchos de tinta? ¡Muy sencillo!

Con la novedosa tecnología Zink Zero Ink, un papel especialmente diseñado para poder plasmar las imágenes a través de la aplicación de puntos de calor, gracias a los cuales, las diferentes capas de tinta reaccionan, plasmando la imagen en la superficie del papel.

Las dimensiones del papel de impresión Zink Zero Ink son de 5,1 x 7,6 centímetros, y además, tienen pegatina por detrás con lo que podremos pegar nuestras creaciones en cualquier lugar. La impresión se lleva a cabo en aproximadamente unos 40 segundos y saldrá por un lateral de la cámara.

Lo mejor de todo es que los recambios de la Snap son significativamente más económicos que el papel de cámara instantánea que se utiliza en las versiones analógicas.

Polaroid Snap Touch

comprar polaroid snap touch 2

Ver el mejor precio y ofertas

El segundo modelo dentro de esta nueva generación de cámaras digitales equipadas con impresoras instantáneas es la Polaroid Snap Touch 2.0. En este caso, el sensor de la cámara ha mejorado, y la resolución ha pasado de tener 10 mpx a 13 mpx.

Al contemplar ambos modelos desde fuera nos damos cuenta de que estéticamente, son bastante parecidos. Sin embargo, en la parte superior donde se ubican los controles, hay algunos que echamos en falta. La razón es muy sencilla y es que en esta ocasión, Polaroid ha echado toda la carne en el asador equipando su flamante cámara instantánea con una pantalla LCD táctil de 3,5”.

La adición de esta pantalla nos permitirá activar o desactivar varias funcionalidades y controles directamente desde su menú, con lo que no necesitará de botones extra en la parte superior para este mismo fin.

Esto multiplica las posibilidades de personalización de nuestras fotografías, ya que podremos aplicar muchos más filtros, además de marcos más elaborados, stickers, palabras, emoticonos y todo tipo de decoraciones. Todo ello desde su increíble pantalla.

Además, en este caso, las fotografías no se imprimirán automáticamente después de hacerlas, sino que se guardarán en la memoria de la tarjeta SD a la espera de que las decoremos, decidamos imprimirlas, o por el contrario, queramos borrarlas. En otras palabras, que sería como si tuviéramos una cámara de fotos digital, que cuenta con una impresora dentro del mismo aparato, pero que en este caso, consigue revelar las fotos sin la necesidad de tinta.

Obviamente, la tecnología de impresión funciona con el mismo sistema que en la Polaroid Snap: con el papel de fotos Zink Zero Ink.

Por otra parte, la cámara está equipada con Bluetooth gracias al cual podremos conectarla directamente a nuestro smartphone, o cualquier otro dispositivo portátil e imprimir fotografías al instante en nuestra Polaroid Snap Touch. Todo esto va unido a una aplicación móvil de Polaroid gratuita, con la que desbloquearemos nuevas opciones de edición para nuestra cámara.

Por último, pero no menos importante, destacar que este nuevo modelo nos permitirá hacer vídeos en calidad FULL HD 1080p, o en su defecto, 720 p.

Polaroid Snap vs Polaroid Snap Touch

Una vez tenemos todas las cartas sobre la mesa, vamos a comparar punto por punto estas dos estupendas cámaras de la marca Polaroid:

  • Diseño: el diseño es prácticamente el mismo. Formas redondeadas, una cámara rectangular con muy pocos mandos y botones, colores lisos y vivos, y como no, el clásico arcoirirs sello inconfundible de la marca Polaroid. Por otra parte, el objetivo está protegido en ambos casos por una tapa imantada y en el pack nos suele venir con una funda de viaje en material de neopreno. En el caso de la Snap Touch, la mayor diferencia que le encontramos es la pantalla LCD en la parte trasera y la eliminación de algunos botones en la parte superior (por obvias razones).
  • Resolución y calidad fotográfica: debemos tener en cuenta que este tipo de cámaras no están hechas para ofrecer una calidad de fotografía que nos quite el hipo. En general, ambas Snap de Polaroid tienen un bajo rendimiento en calidad de poca luz, a no ser que apliquemos un filtro claro, muy útil sobre todo si estamos disparando en interiores. La mayor diferencia entre ambas, es que la primera Polaroid Snap cuenta con 10 mpx de resolución, mientras que la flamante Snap Touch nos viene con 13 mpx, lo que obviamente, tiene un claro impacto en la calidad de la fotografía.
  • Opciones de personalización y funcionalidades: después de ver las características de ambos modelos, es bastante obvio suponer que la Polaroid Snap Touch es mucho más completa por lo que respecta a opciones. El hecho de contar con una pantalla, además de Bluetooth incorporado para conectar a la aplicación móvil, multiplica notablemente las posibilidades del aparato. En primer lugar, en los filtros: la Polaroid Snap tan solo nos permite escoger entre 3 filtros, mientras que en el caso de la Snap Touch tenemos muchos más guardados en el propio software de la cámara. Además, en esta nueva generación podremos añadir otro tipo de marcos, stickers, letras, otras imágenes y emoticonos para conseguir unos resultados más originales.
  • Tecnologías: la tecnología es bastante similar en ambos casos. Estaríamos hablando de dos cámaras digitales instantáneas que ofrecen un concepto renovado de las clásicas instantáneas de tipo analógico. Eso significa que básicamente, es como si fuera una cámara digital compacta, con una ranura SD que guarda las fotografías, pero que además, nos permite tener una impresora portátil. Sin embargo, la principal diferencia entre una Polaroid Snap y una impresora portátil es que en el primer caso, no necesitamos de cartuchos de tinta gracias a la tecnología Zink Zero Ink. Por lo que respecta a las diferencias, la Polaroid Snap Touch además nos ofrece la posibilidad de conectar la cámara a nuestro teléfono móvil a través de Blutooth, e imprimir cualquier imagen que hayamos hecho con la cámara del mismo.

Consideraciones generales: Polaroid Snap y la Polaroid Snap Touch

Antes de comprar esta cámara, deberemos tener en cuenta que los resultados no se asemejan demasiado a los de una cámara instantánea analógica ya que la tecnología con la que funciona es bastante distinta. La estética no es exactamente igual, ni el grado de calidad es el mismo.

Además, quizás creemos que el hecho de que cuente con una ranura para tarjeta SD le quita un poco de encanto al asunto. La gracia de las cámara instantáneas es que tan solo tengas una copia de cada de una de las imágenes, y que sea completamente imposible conseguir más. Es decir, que el concepto dista un poco de lo que tenemos en mente por lo que respecta a cámaras instantáneas.

Esto no tiene porqué ser malo, ya que hay muchas personas que prefieren guardar estas copias de todos sus disparos. Sin embargo, para aquellos amantes de lo vintage que quieren una versión de un clásico de toda la vida, quizás ninguna de estas dos Polaroid logre satisfacer sus bohemios deseos.

Desde un punto de vista más técnico, creemos que la parte de encendido, por donde sale el visor (que por cierto es bastante pequeño), resulta un poco endeble, con lo que es recomendable andar con ojo al abrir y cerrar esta parte de la cámara.

¿Cuál de estas dos cámaras escoger?

Antes de nada, dejar claro que no creemos que la Polaroid Snap Touch sea una evolución de la Polaroid Snap, ya que el concepto es bastante distinto. Aunque ya hemos dejado claro que nos parece que le hecho de que cuente con una ranura para tarjetas SD rompe bastante el romanticismo de este tipo de aparatos, en el caso de la Polaroid Snap podríamos simplemente prescindir de insertar una tarjeta de memoria, y hacer las fotografías como si de una cámara analógica instantánea se tratara.

En el caso de la Polaroid Snap Touch tenemos la ventaja de escoger cuáles son aquellas fotografías que queremos imprimir y no malgastar papel. Aunque precisamente en este aspecto también reside su punto más débil ya que entonces, ¿dónde está la magia de una cámara instantánea?

Para nosotros estaríamos hablando de dos cámaras con conceptos distintos que también están dirigidas a dos tipos de público objetivo. En el caso de la Snap Touch, la dirigiríamos a un público más infantil, que quiere engalanar más sus fotos con decoraciones y jugar con su propia creatividad sin malgastar papel, que aunque resulte más asequible que el de otras cámaras instantáneas, sigue sin ser lo más barato del mundo.

La Polaroid Snap en cambio, logra conservar un poco más el parecido con las clásicas cámaras analógicas, no sin olvidar que estamos hablando de un aparato de tipo digital. Es ideal para los amantes de la fotografía que quieren imprimir sus fotografías al momento y no tener ninguna copia más (siempre y cuando no usemos la opción de la tarjeta SD).

Por otra parte, no hay que pasar por alto que existe una diferencia de precio bastante importante: en el caso de la Polaroid Snap, estaríamos hablando de unos 120 euros, mientras que la Polaroid Snap Touch cuesta unos 170 euros.

Leave a Reply