fbpx

Polaroid ZIP- Una impresora portátil con mucho que ofrecer

comprar polaroid zip

Ver el mejor precio y ofertas

Mientras que parece que lo digital se está llevando por delante todo lo analógico en el mundo de la fotografía, todavía existe un pequeño segmento en el mercado que se resiste. Y es que no hay nada más vintage que tener una de esas Polaroid que te imprimen las fotografías en formato cuadrado al momento con este toque tan curioso y especial.

Pero de vuelta a la realidad, no todo el mundo puede permitirse el lujo de comprarse una cámara instantánea de este tipo, porque lo cierto es que no son precisamente baratas. Para todos aquellos que prefieren escoger aquellas fotos que quieren imprimir, independientemente del dispositivo utilizado para hacerlas, pero no quieren renunciar al encanto clásico de las instantáneas Polaroid, tenemos esta impresora portátil, la nueva Polaroid ZIP.

¿Quieres saber todo lo que tiene para ofrecerte? Entonces no te pierdas ningún detalle porque hoy hablaremos de todas sus características y funcionalidades.

Exterior y diseño

Se trata de una impresora portátil bastante compacta de 7,36 x 11,93 x 2,28 centímetros y 187 gramos. Es decir, que estamos ante un aparato muy manejable que podremos llevar con nosotros fácilmente a cualquier lugar.

La carcasa es de plástico, con un diseño muy bonito propio de todos los productos de esta legendaria marca. Sin embargo, a este acabado le hemos visto un problema principal, y es que cualquier huella dactilar o mota de polvo se va a ver muy fácilmente, con lo que siempre vamos a tener que estar limpiando su superficie con una gamuza para mantenerla limpia y a punto.

Configuración y funcionamiento

Si una de tus resistencias con respecto a comprar este producto es que sea complicado de utilizar, no te preocupes en absoluto ya que la Polaroid ZIP está diseñada para facilitar todo el proceso de configuración con un funcionamiento muy fluido y eficiente.

El primer paso será cargar el dispositivo y sincronizarlo con nuestro dispositivo móvil de elección a través de su aplicación, ya sea para iOS o Android. La carga se lleva a cabo a través del ya clásico micro-USB y tarda alrededor de una hora y media, lo cual nos debería servir para hacer una 25 impresiones.

Como ocurre con otras impresoras portátiles de este estilo, Polaroid ha querido prescindir de la tinta apostando por la ya conocida tecnología Zink Zero Ink, empleada en cámaras semi-instantáneas como la Snap Touch. La gracia de este tipo de impresión es que no será necesario cargar la tinta en la impresora, sino que es el propio papel el que contiene cristales de los colores primarios (cían, amarillo y magenta), los cuales se activan según los puntos de calor que emplee la propia impresora.

La conexión es fácil y sencilla y se lleva a cabo a través del propio botón de encendido de la impresora. Además, la cámara cuenta con 2 LED’s que nos indicarán cuándo está encendida y cuándo se ha sincronizado con el dispositivo en cuestión.

La aplicación de Polaroid

Una de las partes más interesantes de este tipo de impresoras es precisamente su aplicación. Gracias a ella, tendremos multitud de opciones de edición y funcionalidades muy interesantes para explotar nuestra creatividad fotográfica.

A través de la app de Polaroid, podremos gestionar el contenido que queremos imprimir, cambiar entre varios modos de impresión, consultar la batería y el papel que le queda a nuestra impresora, así como encargar que nos envíen más papel a casa.

Como era de esperar, esta app nos pone en la mano multitud de opciones de edición, entre las que se incluyen varios filtros, marcos y stickers, además de poder modificar otros parámetros como la exposición, la saturación y el contraste.

Una vez tenemos nuestra foto perfectamente editada y preparada, ya podemos enviarla de forma inalámbrica a la impresora. La impresión tarda entre 15 y 30 segundos, según la imagen y los detalles que tenga.

La calidad de las fotos no es excesivamente buena, pero tampoco es mala. Es decir, la Polaroid ZIP no es una impresora hecha para tener una calidad absolutamente estupenda, sino más bien, algo aceptable e imperfecta pero que a la vez conserve un cierto encanto.

Conclusiones finales

Aunque la Polaroid ZIP pretende recuperar el encanto de las instantáneas de toda la vida, lo cierto es que el concepto final se aleja bastante de ese toque vintage que a todos nos gusta tanto. El resultado son unas fotos de calidad media y formato rectangular (no cuadrado, como las originales de Polaroid).

El precio es bastante aceptable, tanto del aparato en sí como de los recambios. Por ejemplo, podemos hacernos con un pack de 50 fotografías por 27,90 euros, lo que sigue saliendo bastante más barato que los recambios de otras marcas del mercado como es el caso de HP o Fujifilm.

No estamos hablando de un gadget imprescindible si nos gusta el mundo de la fotografía, sino más bien de un capricho muy divertido que nos permitirá imprimir y tener en físico aquellas imágenes más especiales.

Sin duda, el aspecto más interesante de comprar una impresora portátil de este tipo, además del hecho de que sea tan compacta, es su aplicación. Una app de este tipo es una forma increíble de explotar nuestra creatividad y conseguir resultados mucho más personales y originales más allá de la propia imagen captada.

En resumen, una de las mejores opciones del mercado si estamos pensando en adquirir una impresora portátil ligera, compacta y entretenida.

Leave a Reply